Tal vez no es la mejor, o la mas conocida pieza de Jean Michel Jarre, pero la tercera parte del álbum Chronologie, interpretada en el Odeón de Herodes Ático no podía faltar aquí